Slide thumbnail

Amós García Rojas

Una vida de compromiso por la salud pública

Amós García Rojas

Amós García Rojas

Una vida de compromiso por la salud pública

Su padre, médico de ambulatorio, le inculcó, casi sin saberlo, la vertiente más humanista de la medicina. Una visión comprometida y reformadora que le ha acompañado hasta nuestros días, en los que se ha convertido en la cabeza más visible de la Asociación Española de Vacunología (AEV), de la que es presidente desde 2013. Así es Amós García Rojas, quien nos desgrana, en primera persona, su historia de compromiso por la mejora de la salud pública española, una historia que se ha convertido en la banda sonora de su vida, y que ha compaginado con su afición por el rock´nroll, al que dedica una vez al mes un espacio radiofónico en una emisora de Canarias.

Empezó a estudiar Medicina en una época políticamente convulsa, entre los estertores agónicos del franquismo y los comienzos ilusionantes, pero todavía sin tejer, de la transición democrática. “En esos tiempos, recuerda, además de estudiar, debíamos tomar partido… y muchos compañeros nos comprometimos por un cambio que iba más allá de los libros”.

Aunque comenzó la carrera en la Universidad de La Laguna, muy pronto se desplazó a la península, donde acabaría sus estudios como licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Sevilla. “Queríamos cambiar el mundo, darle otra visión a la medicina de entonces, centrada básicamente en lo asistencial”.

Según nos cuenta, en los primeros momentos de la transición se empezó a tantear la necesidad de aplicar estrategias públicas que tuvieran un enfoque más amplio de los problemas de salud. “Esa nueva visión me enganchó. Eran años de compromiso, y tuve clara la idea de dedicar mi labor profesional a intentar cambiar las cosas aplicando criterios de salud pública… Y qué mejor manera que hacerlo a través de uno de los instrumentos más valiosos de los que disponemos: las vacunas”.

Consiguió una plaza de alumno interno en la cátedra de Enrique Nájera, uno de los mayores referentes en medicina preventiva de todo el país. Poco después, lograría entrar como interino en la Delegación Provincial de Salud y Consumo de Sevilla, desde donde ya no se separaría jamás del mundo de la vacunología. “Tuve la fortuna de que me nombraran coordinador del programa de vacunaciones de Andalucía en Sevilla en un momento en el que Andalucía era el laboratorio del proceso de reforma sanitaria que se estaba desarrollando en todo el país, y que se concretaría con la Ley General de Sanidad de 1986”.

De aquellos años, recuerda la influencia no sólo de Enrique Nájera, si no también de otras personas “a las que les debo mucho tanto desde una perspectiva profesional como personal”, como Francisco Calvo Torrecillas, catedrático de microbiología de medicina preventiva de Málaga y primer presidente de la AEV, o Javier Arístegui Fernández, quien también fue presidente de la AEV, y hoy es catedrático de pediatría en el País Vasco.

Su historia profesional siempre ha ido ligada a la sanidad pública. “Un campo, precisa, que me ha permitido conjugar dos facetas básicas en mi vida: el compromiso por cambiar las cosas, por desarrollar estrategias concretas que mejoren la salud de la población, junto a mi compromiso solidario”. Respecto a la primera faceta, y durante su larga trayectoria profesional, el Dr. García Rojas también ha sido vicepresidente de la Sociedad Canaria de Salud Pública, vocal de la junta directiva de la AEV, vicepresidente 1º, y desde 2013, presidente. En cuanto a la segunda, nos cuenta que todos los aspectos solidarios los pudo canalizar a través de UNICEF Canarias, organización de la que actualmente también es presidente autonómico.

García Rojas confiesa ser un gran melómano. De hecho, compagina desde hace años su pasión por las vacunas con su pasión por la música, y actualmente es el director y presentador de “La posada del blues”, un programa radiofónico dedicado a las grandes bandas de rock, que se emite una vez al mes en Radio ECCA de Canarias. “En cierto modo, nos comenta sonriendo, podríamos decir que el rock´n´roll y las vacunas se han convertido en la banda sonora que ha guiado mi vida”.

Cuando asumió la presidencia de la AEV, tuvo muy claro que quería fortalecer dos aspectos esenciales para la actividad de una sociedad científica actual. Por un lado, “la necesidad de sumergirnos decididamente en el universo digital y de tener una presencia importante en las redes sociales y, por otro, que la AEV fuera un instrumento que posibilitara unificar criterios en relación a nuestro campo de intervención: las vacunas”. En este sentido, “he trabajado mucho para establecer unas líneas de consenso entre todos los sectores implicados en la vacunología, como son las autoridades sanitarias, la industria farmacéutica y los profesionales sanitarios, y creo que hemos conseguido focos de interrelación muy importantes, consolidando a la AEV como un interlocutor y un referente serio y riguroso para las administraciones sanitarias y para el conjunto de los profesionales”.

Respecto a la realidad vacunal española, el Dr. García Rojas es contundente: “el calendario vacunal en España es muy potente y equiparable a los principales países de nuestro entorno”. Sin embargo, puntualiza, “en nuestro país vacunamos muy bien en las primeras fases de la vida, razonablemente bien en las últimas fases de la vida… pero la gran asignatura pendiente de las políticas vacunales es la vacunación del adulto”. Además, el Dr. García Rojas alerta de que no debemos bajar nunca la guardia. “Gracias a las vacunas, explica, ya no vemos las enfermedades frente a las cuales nos protegíamos, por lo que, de alguna manera, se puede creer que ya no son necesarias, equivocadamente”.

Para el Dr. García Rojas, lo más gratificante de su trabajo es saber que está contribuyendo a un cambio poderoso en la forma de enfermar de la población; saber que, gracias al esfuerzo de todos los profesionales implicados en la vacunología, la gente enferma o muere menos de una enfermedad transmisible y desgraciadamente más de procesos de tipo crónico o degenerativos, derivados fundamentalmente de los estilos de vida, y por lo tanto subsidiarios de estrategias de promoción de la salud

Aún así, el Dr. García Rojas reconoce que le siguen quedando retos, como contribuir a seguir avanzando en el conocimiento de la estrategia preventiva, contribuir a la incorporación de nuevas vacunas, y, “desde mi perfil de compromiso, conseguir que estos productos no se queden solo en los países desarrollados, y que puedan llegar en condiciones favorables a los países en vías de desarrollo”.

Para Amós García Rojas, “los esfuerzos solidarios de los países más ricos hacia los que menos tienen son la mejor manera de conseguir un mundo más justo, que es la mejor manera de conseguir un mundo más sano”.

2018-04-26T08:45:34+00:00