Slide thumbnail

Fernando Moraga-Llop

Historia de un pediatra pionero en la introducción de las vacunas

Fernando Moraga-Llop

Fernando Moraga-Llop

Historia de un pediatra pionero en la introducción de las vacunas

Aunque Fernando Moraga-Llop es el vicepresidente 1º de la Asociación Española de Vacunología (AEV), ante todo se define como pediatra. Así lo avalan sus 40 años trabajando con los más pequeños en el Hospital Universitari Vall d´Hebron de Barcelona, donde ejerció desde 1972 hasta su jubilación, en 2012, y donde se dedicó especialmente a la paidoinfectología, a las enfermedades inmunoprevenibles y a las vacunas.

De hecho, durante su extensa vida dedicada a la medicina, el Dr. Moraga-Llop ocupó importantes cargos relacionados con la pediatría, entre ellos, fue vicepresidente 1º de la Asociación Española de Pediatría (2001-2004), director de la revista Pediatría Catalana (1996-2000) y presidente de la Sociedad Catalana de Pediatría (2012-2016).

Su vocación como médico de niños comenzó muy pronto. “Mi padre era internista de adultos, recuerda, pero yo me quise decantar por la pediatría, que es la medicina interna del niño”. Durante su dilatada trayectoria profesional, el Dr. Moraga-Llop no sólo se convirtió en uno de los pediatras más reputados de España, si no también en uno de los mayores expertos en vacunación. Adentrarse en su biografía es repasar la historia más reciente de la vacunología de este país.

Actualmente, además de vicepresidente 1º de la AEV, el Dr. Moraga-Llop es miembro del Consejo Asesor de Vacunaciones del Departamento de Salud de la Generalitat de Catalunya, profesor del máster de Infectología Pediátrica de la Universitat Autònoma de Barcelona, y asesor externo del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría.

Su camino se inició en la Facultad de Medicina de la Universidad de Barcelona, donde se licenció en 1969, y se especializó en pediatría y puericultura. “Una de las personas que más influyó en mis primeros años de carrera fue el profesor Manuel Cruz, que por aquella época, ya insistía mucho en la importancia de las vacunas”. En 1972 entró por oposición como pediatra en la clínica infantil del Hospital Universitari Vall d´Hebron, donde ejercería durante cuatro décadas, y donde conocería a otro de sus grandes maestros, el Dr. Àngel Ballabriga, que fue director del hospital y jefe de pediatría.

El Dr. Moraga-Llop nos recuerda que las vacunaciones comenzaron en España, de una forma más o menos reglada, a partir de 1963, con las campañas de vacunación antipoliomielítica, a las que luego se añadió la vacuna para la difteria, tétanos y tosferina. Pero no fue hasta 1973, cuando se presentó el primer calendario que hubo en España de vacunaciones sistemáticas. “Era un calendario que promovió el Ayuntamiento de Barcelona, únicamente para los niños nacidos en Barcelona, y que impulsaron los doctores Agustín Pumarola, catedrático de microbiología, y Francesc Prandi, presidente, en aquellos años, de la Sociedad Catalana de Pediatría”. Dos años después, en 1975, se presentó el primer calendario de ámbito estatal.

Desde aquella época, para el Dr. Moraga-Llop, uno de los aspectos que más ha cambiado es el número de vacunas que se han comercializado. En los últimos 25 años, nos comenta, se han lanzado al mercado 60 nuevas vacunas. “Me gustaría recordar que, desde el año 1966 hasta 1992, solo disponíamos de 13 vacunas, que prevenían de 10 enfermedades. Ahora, contamos con 60 vacunas que previenen 23 enfermedades”.

En su opinión, es importante tener en cuenta que el beneficio para la salud que suponen las vacunas “no es patrimonio únicamente de la edad pediátrica. Creo firmemente que se debería hacer más hincapié en la vacunación del adulto y de las personas mas mayores. Es cierto que esto ya se ha conseguido en alguna comunidad autónoma, pero sería importante instaurarlo a nivel estatal”.

En 1997, y junto a la Dra. Magda Campins, del servicio de medicina preventiva del Hospital Vall d´Hebron, puso en marcha un curso de actualización en vacunas, que se convirtió en todo un referente en cuanto a formación en este campo, y que continúa celebrándose a día de hoy. “Me gustaría reseñar, nos cuenta, que este curso se inspiró en otro que ya se realizaba en el Hospital 12 de Octubre de Madrid, y que en 2017, con motivo de su 25 aniversario, tuve el honor de dar la conferencia de clausura”.

Para el Dr. Moraga-Llop, “las vacunaciones han supuesto una de las intervenciones de salud pública que más ha contribuido a prevenir enfermedades infecciosas y a disminuir la mortalidad provocada por dichas enfermedades, mejorando eficazmente la salud de la población en general”. Además, destaca que, en estos momentos, dos de las vacunas del calendario vacunal del niño no sólo previenen las enfermedades infecciosas, si no que también previenen determinados tipos de cáncer, “como es el caso de la vacuna de la hepatitis B y de la vacuna frente al virus del papiloma humano”. En su opinión, España tiene uno de los mejores calendarios vacunales de Europa, aunque cree que, con el tiempo, se deberían ir incorporando algunas de las nuevas vacunas que van apareciendo.

El Dr. Moraga-Llop, a pesar de estar jubilado, sigue involucrado en muchas actividades, lo que le permite no perder el contacto con otros pediatras, además de tener la oportunidad de potenciar su vertiente más docente, transmitiendo el conocimiento de uno de los profesionales que mas ha hecho por extender la vacunación en nuestro país.

2018-04-26T08:47:46+00:00